¿Pueden los maestros trabajar en equipo?

trabajando en equipo3

Visto desde fuera, puede parecer que el trabajo de un maestro es algo solitario, pues debe estar orientado y dedicado a sus alumnos, pero ¿pueden los maestros trabajar en equipo?

No sólo pueden, sino que deben trabajar en equipo por muchos motivos.

El trabajo en equipo permite a los maestros sentirse parte de la escuela aumentando su iniciativa y sus deseos de colaborar en los proyectos planteados, así como en el trabajo cotidiano, en beneficio de toda la comunidad (alumnos, directivos y docentes).

No es un fin sino un medio y, como tal, contribuye para que la institución se beneficie del aporte conjunto de sus maestros.

Pero algo que podría parecer sencillo de aplicar, en la práctica no lo es tanto, precisamente por lo que hemos comentado al principio. Suele haber demasiados “guerreros solitarios” a los que les cuesta mucho trabajar en equipo.

El equipo directivo de la escuela, debe tener muy en cuenta los tipos de tareas que se pueden desarrollar en equipo. Debe ser el canalizador, el motivador, el agente del cambio para conseguir que la información y la integración fluya en su equipo docente.

 Por ejemplo, la generación de ideas para mejorar la metodología que permita enseñar a los alumnos a razonar, la creación de políticas para conseguir que los alumnos cumplan las tareas, maneras para incentivar la participación de los estudiantes en las actividades deportivas, sistemas que ayuden a desarrollar la creatividad, programas en los que se facilite la participación de todos mediante la aplicación de las inteligencias múltiples, etc.

trabajando en equipo

No esperemos que, si nunca hemos trabajado en equipo en nuestra escuela, que el equipo esté totalmente integrado y trabajando de una manera perfecta desde el primer día pues, el trabajo en equipo requiere de un tiempo de adaptación y de aprendizaje para aceptar las diferencias individuales y crecer en tolerancia hacia los demás. Mientras más diversidad haya entre los miembros, mejores resultados se obtendrán del trabajo final en lo que respecta a propuestas y soluciones creativas.

Un método infalible para que los equipos aprendan a trabajar, aceptando diferentes puntos de vista de los integrantes del equipo, es utilizar la propuesta de Edward de Bono en su libro “6 sombreros para pensar”.

En el método que él propone, seremos capaces de razonar de diferentes modos ante un mismo planteamiento, según el color del sombrero(personalidad), que nos haya tocado desarrollar.

Sombrero azul: es el que controla al resto de sombreros; controla los tiempos y el orden de los mismos.

Sombrero blanco: para pensar de manera más objetiva y neutral posible.

Sombrero rojo: para expresar nuestros sentimientos, sin necesidad de justificación.

Sombrero negro: para ser críticos de una manera negativa y pensar por qué algo no podría salir bien.

Sombrero amarillo: al contrario que el sombrero negro, con este se intenta buscar los aspectos positivos sobre un determinado aspecto.

Sombrero verde: abre las posibilidades creativas y está íntimamente relacionado con su idea de pensamiento lateral o divergente.

6 sombreros para pensar

El equipo directivo debe saber motivar a todos los grupos para que sientan que se confía en ellos y que sus propuestas van a ser tomadas en cuenta. Es importante procurar un ambiente de trabajo armónico, para que los maestros puedan desenvolverse con mayor seguridad en sí mismos. La comunicación es un elemento clave. Ésta deberá existir entre los directivos y los equipos de trabajo, así como entre los miembros de cada grupo.

A partir de ahí, se deberá plantear uno, dos o tres temas a tratar. No siempre se tratarán temas académicos o nuevas tendencias educativas.

Por ejemplo, falta de disciplina en el aula, problemas en las relaciones interpersonales dentro de un determinado grupo o ausencia de motivación para cumplir las tareas en casa.

También están los problemas académicos, como la mala ortografía, ciertas dificultades para aprender matemáticas, etc. Esta amplia gama de inconvenientes puede ser enfrentada mediante un buen trabajo en equipo por parte de directivos y docentes.

Deberán establecerse unas normas o reglas básicas para un buen funcionamiento del equipo. Éstas pueden referirse a horarios, puntualidad, turnos de participación de los miembros, cumplimiento de las responsabilidades asignadas, etc.

Una escuela siempre deberá estar pendiente de su entorno, de su público objetivo que son sus alumnos, adaptarse a los cambios, hablar el mismo idioma que la juventud o, al menos, conocerlo perfectamente, pero siempre caminar unto a ella,  adelantarse para ofrecer una educación de vanguardia.

Esto no quiere decir que las escuelas deban cambiar su filosofía en la que se fundamenta, los valores que desean inculcar en sus estudiantes, los niveles académicos determinados, la formación moral, ética o cristiana de acuerdo a las políticas previamente establecidas, el modelo pedagógico, el currículo, las normas de convivencia, etc.

Una escuela, por grande o pequeña que sea y que tenga unos pilares filosóficos bien planteados, podrá cambiar de directores o maestros, pero siempre mantendrá su identidad. Al contrario, cuando dichas bases no están definidas con claridad, es difícil que una escuela llegue a tener un prestigio reconocido.

trabajando en equipo2

Las ventajas que aporta trabajar en equipo para las escuelas son:

  • Aumento de la calidad del trabajo.
  • Se refuerza el compromiso con la escuela y sus compañeros.
  • Se reducen los tiempos de investigación y estudio.
  • Surgen nuevas formas de abordar problemas.
  • Se comprenden mejor las decisiones.
  • Mayor apoyo entre compañeros.
  • Cualquier aportación de un maestro sobre tendencias, trucos, habilidades, etc., beneficia al equipo y a la escuela.

Es muy importante para que las escuelas permitan que todos sus maestros participen y se involucren dentro de la institución y que haya presencia no sólo física de los equipos directivos, sino también su participación en cada una de las tareas que se realizan dentro dela escuela.

El equipo directivo debe crear un clima de confianza, conocer a sus maestros, hablar con ellos no solo del trabajo que hacen, sino de sus intereses y preocupaciones personales, brindarles amistad y apoyo. Saber escuchar y aceptar sugerencias también resulta de vital importancia, así como tener flexibilidad y la disposición de sacar adelante el proyecto educativo.

Y vosotros, ¿qué tal lleváis el trabajo en equipo en vuestras escuelas?

Anuncios

Tablero de tareas. Trabajo en Equipo.

post-it

¿Os ha pasado alguna vez en vuestros Equipos de trabajo, que las tareas se acumulan y no se acaban nunca?

Esto suele ser habitual si no existe una organización y distribución de tareas para que nuestro desempeño resulte eficaz.

Todos conocemos esos papelitos amarillos que se pueden pegar y despegar varias veces y donde solemos escribir notas, los famosos Post-it®.

A estos papelitos les podemos dar una utilidad que, quizás, no habíamos pensado a la hora de trabajar en equipo.

El método se llama KANBAN. No lo confundamos con el método Business Canvas que también utiliza los post-it.

Se basa en dibujar tres columnas en un lugar visible por todo el equipo.

Cada tarea se escribe en un Post-it.

En cada columna pondremos un título: Pendientes, En Proceso, Terminadas.

De este modo, todas las tareas que no se hayan iniciado estarán en la columna titulada “Pendientes”, las que se hayan iniciado estarán en la columna “En Proceso” y las que hemos acabado estarán en la columna “Terminadas”.

También podemos dibujar filas, en las que como título pondremos “Urgente”, “Importante” y “Normal”.

kanban

El secreto radica en que la columna “En Proceso” no debe contener muchas tareas, en caso contrario significa que algo no va bien y las está frenando.

Cuando una tarea queda frenada por algún motivo, con un marcador rojo se le pintará una cruz en la parte superior del Post-it y ésta pasará a colocarse en otra sección separada del resto que podremos titular “Impedidas”

Una vez un miembro del equipo concluye una tarea y pasa su Post-it a la columna “Terminadas”, podrá dirigirse a la columna “Pendientes” e iniciar un nuevo proceso. En este caso la tendrá que pasar a la columna En Proceso”.

Es recomendable que en cada tarea, quien se haya responsabilizado de llevarla a cabo, escriba su nombre en el Post-it para que el resto del equipo sepa quién la está realizando.

Ni que decir tiene que cada equipo personalizará el método según sus necesidades. El ejemplo explicado es sólo una de las posibilidades y lo podemos complicar tanto como nos sea de utilidad.

Os dejo un vídeo donde explica de manera muy gráfica lo que os he contado en el post.

¿Qué os parece?¿Os gusta este método?

Me encantará que compartáis qué métodos utilizáis para asignar tareas y su seguimiento.